La Renta de Tierra y el Precio de Venta

En un mercado libre, los productos se intercambian por un valor equivalente al costo de su reproducción. Bienes que no pueden reproducirse (como una licencia para vender bebidas alcohólicos) se valorizan a través de un proceso llamado "capitalización". Capital, que es un producto, y tiene un valor equivalente a su costo de reporducción, rinde ingresos llamados intereses.

Parcelas de tierra con el potencial de rendir ingresos caben en esta categoría. Así que, el precio de venta de una parcela de tierra se basa sobre una comparación entre el ingreso potencial de esa tierra y la cantidad de capital que sería necesaria para rendir un ingreso semejante. Este proceso, llamado "capitalización," es normal en circulos de bienes raices.

Sin embargo, en muchos casos los ingresos de una parcela de tierra aumenta más rápido que los ingresos de la propiedad de capital. En este caso, si el dueño de una parcela de tierra se pone de acuerdo a venderla por un precio basado en su valor corriente, perdería los ingresos adicionales que hubiera sido ganado por no venderla (en ese momento).

Existe alguna confusión - por decir lo mínimo - sobre el papel que lleva la tierra en nuestra economía. ¿Si la casa llegó a venderse por $150,000 4 o 5 años en el futuro, sería gratis la tierra todavía?

Aunque tierra normalmente se ofrece de venta por un precio anunciado, generalmente se vende por menos a la persona que ofrezca más. Y muy pocas veces se vende por un precio basada en su potencial de rendir un ingreso en el presente. El que pague más es la persona o entidad con el dinero, y la mayor expectativa referente a las ganancias potenciales del lote en el futuro.

No hay ninguna manera de predecir con certeza que serán las ganancias potenciales de un lote en el futuro, y por lo tanto, ninguna manera para calcular de algunos hechos existentes lo máximo que alguien pagará por una parcela en el presente.

Cuando el precio de venta de tierra en general se sube competivamente tan alto que los dueños de tierras no untilizada no pueden resistir la tentación de NO vender, luego los negocios encuentran que es más rentable despedir empleados que expandir su producción. Mientras el trabajador compra menos productos, la demanda reducida se estremece a través de la economía y se inicia una recesión-depresión.

El Impuestos Sobre el Valor de Tierras
y Precios de Tierras

Si la renta completa de tierra fuera recaudada en impuesto, no sería ningún ingreso de renta, por consiguiente nada para capitalizar, y no precio de venta. Tierra que rendiría ninguna ganancia no tendría valor como propiedad - en sí, de todos modos. Todavía valdría como propiedad por la oportunidad que proveería a los productores, quienes serían dispuestos a pagar por su uso. Por lo tanto, un impuesto sobre 100% de la renta de tierra destruiría el precio de tierras; también destruiría cualquier ganancia que podría ganarse de la especulación en tierras. Pero la tierra todavía tendría un valor de renta mientras la gente estuvieran dispuesta a pagar por su uso.

Henry George recomendaba que se recoja un poco menos que 100% de la renta de tierras. Recomendaba que un porcentaje pequeña, como 5%, debe dejarse a los dueños de tierras, la cual sería capitalizado a un precio de venta (aunque uno mucho más baja). La ventaja de esto sería asegurar que las fuerzas del mercado libre controlara el valor de tierras, y para mantener el gobierno fuera del negocio de hacer decisiones sobre la distribución de tierras.

Regresar al "El Ciclo de Bonanza-Quiebra"
Regresar el curso