El Instituto Henry George presenta: Teología de la Liberación y Reforma Agraria

¿Vivirás tú solo sobre la tierra?
Un curso por internet sobre la historia, teoria y praxis de la teología de la liberación.
Escultura por Edilberto Merida

Sobre el CursoLecturasEnlacesPreguntasEl Instituto Henry George

L
os pastores latinoamericanos confrontaron dos hechos inevitables en la segunda mitad del siglo XX.: que la mayoría de sus feligreses vivía en una pobreza absoluta – y que la Iglesia representaba la única organización comunitaria en su mundo. De este hecho surgió un nuevo concepto del verdadero trabajo de la Iglesia. El movimiento que llegó a denominarse “Teología de la Liberación” comenzó con el entender que es una blasfemia cuidar las almas de la gente y al mismo tiempo ignorar sus necesidades de alimento, vivienda, y dignidad humana. Así como Jesús participó en el sufrimiento de los pobres, y les proclamó las buenas noticias de justicia y libertad, así también la Iglesia de hoy debe unirse a la lucha por la justicia en este mundo.

A
través del Tercer Mundo – o mundo en desarrollo – persisten y se profundizan grandes iniquidades. Más y más pobres del mundo se apretujan en condiciones cada vez más desesperantes. Y sin embargo la abundancia de tierra está lejos de acabarse. En nación tras nación una pequeña minoría rica acapara vastas extensiones de tierra fértil. La mortífera conexión entre la concentración de la propiedad en tierra y la máxima pobreza es absurdamente obvia en todos los continentes.

U
n remedio efectivo para estas horribles injusticias depende del adecuado entendimiento de las causas. Después de todo muchas “curaciones” han resultado peor que la enfermedad. Los liberacionistas han ensayado muchos modelos ideológicos buscando claridad.¿ Son los pobres del Tercer Mundo presa de invasores de la economía global, o de salteadores de la producción nacional?. ¿Tiene la culpa el sistema financiero, o estamos presenciando el trauma inevitable de la marcha del capitalismo a través de la historia?.

L
a búsqueda para entenderlo nos ha llevado también a la Biblia – y allí, en las antiguas leyes económicas del Antiguo Testamento pueden encontrarse principios que, si fueran aplicados cuidadosamente a las complejidades económicas de hoy, suministrarían salidas de la Tierra Desaprovechada – hacia la Tierra Prometida de sana economía y justicia.

Sobre el CursoLecturasEnlacesPreguntasEl Instituto Henry George